10 Escena en blanco y negro

                                                                                          © José Manuel Alfaro

10

Desde siempre, Jamîl no se separa de su hermano. Si quisiera, podría recordar cómo con cuatro años ya lo acompañaba a la playa y le ayudaba a pescar, hasta el día que aquellas gaviotas los atacaron y a él lo dejaron lleno de miedo al mar.
    Desde entonces, algunas noches se despierta frío y sudado, con sabor a sal y a pescado crudo en la garganta, paralizado por el grito de las gaviotas que atacan su sueño, como en una obstinada pesadilla.

Pero ahora ha vuelto. Ha sido capaz de reunir la fuerza que creía perdida. Además, la confianza en su hermano mayor continúa intacta, y el amor que siente por él crece cada día. Jamîl no olvidará nunca la ternura y compasión con las que Mashal lo cuidó durante toda la travesía, cantándole casi al oído en las noches para que pudiera olvidarse del mar oscuro casi negro que los rodea por todas partes y que no cesa de golpear en las tablas del fondo de la patera que crujen y dormir en su abrazo. De no ser por él no hubieran podido estar nunca a este lado ni ahora en esta orilla desde la que sabe que si se subiera a lo alto de la cima más alta podría ver la costa de su tierra y hasta puede que llegara a divisar las casas más cercanas a la playa de su aldea. Pero no va a hacerlo. En adelante serán otras, estas, las gaviotas que perturben su sueño; aquellas de su infancia se quedarán calladas para siempre en lo más inalcanzable del recuerdo.

© Manuel López Rey

Comentarios

  1. Recomendación: antes de leer el texto, pulsar sobre la fotografía; observarla detenidamente; luego pulsar atrás en la barra de navegación; ahora leer la historia.
    Se aceptan y agradecen todos los comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Como ya lo advertí,Manuel es mente, mucha mente prodigiosa, es cauto,casi nunca o mejor decir nunca se equivoca,a veces nos deja pensando cuan agradable es su lectura,todo es natural en ella yo personalmente lo considero un ser muy especial
    excelente texto de un señor escritor
    ÁNGELA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Ángela, por tu consideración y tu fidelidad a mis escritos.

      Eliminar
  3. ¡Buen trabajo! Miedos y sueños, infancia y realidad. Todo perfectamente escrito en blanco y negro. Se oyen las gaviotas, ¡buen efecto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Óscar. No pude evitar esta historia, la de dos hermanos inmigrantes que realizan la fatídica travesía con la que sueñan alcanzar un nuevo mundo, una nueva vida; donde las "gaviotas", como metáfora de todo lo negativo, desaparezcan. Aunque claro, aparezcan "otras gaviotas", porque nada es el edén ni en parte alguna desaparecen los problemas, menos aún para este tipo de inmigrante.

      Eliminar
  4. Pedro Ruiz Guuerrero8/10/12 21:46

    Muy acertado.No sobra ni falta ninguna palabra,ni frase alguna.Llama especialmente la atención la ternura que habita entre lineas(Manuel López Rey en estado puro).Sobrecogedor relato que invita a pensar,a soñar un mundo mejor...
    A ver cuando nos deleitas con un poema querido Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pedro.
      Efectivamente, eso he tratado; contar el sueño de un mundo mejor para estos personajes que imagino inmigrantes de patera; un nuevo mundo donde también habrá "gaviotas" que inquietan y perturban la existencia...

      Eliminar
  5. Pedro Ruiz Guerrero8/10/12 21:53

    La foto de Alfaro no tiene desperdicio,enhorabuena a ambos.

    ResponderEliminar
  6. La fotografía es impresionante, gaviotas en pleno vuelo. Tengo que admitir que yo sentiría pánico de estar en el lugar del chico de la foto ^_^
    La historia como siempre, magnífica. Esa travesía que hacen tantas personas en busca de una nueva vida, que en la mayoría de casos no resulta como esperaban. En fin... ¡Es lo que hay!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vero. Así es, pánico a las gaviotas como metáfora de lo que ataca, de lo que inquieta y preocupa en la vida.

      Eliminar
  7. Una historia dura; una realidad dura. Pero en esta historia tuya, una realidad llena de esperanza de algo mejor. Enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
  8. La dureza y la actualidad de la historia ya la han apuntado todos los lectores. La calidad del texto y el estilo de Manuel, también. Y la oportunidad de la fotografía, y la elección de editarla en blanco y negro. Lo que yo echo en falta, especialmente en el segundo párrafo, es una docena de comas y un tilde. (Manuel, ya sabes que cuido mucho esa parte).

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Hugo, por tu comentario y atención. Tú también sabes que cuido en extremo la escritura; por lo tanto, si no hay comas en un párrafo, puedes estar seguro de que es porque así lo he decidido. Sabes que una cosa son las reglas de puntuación generales aplicables a la redacción y otra bien distinta el texto literario, donde la voz del escritor se perfila precisamente y entre otras cosas por el uso que haga de los signos de puntuación; y también sabes, porque conoces parte de mi obra, que normalmente huyo de las comas, solvo cuando estamos con la voz de un personaje o en la del narrador que cuenta una escena más o menos cotidiana. Por el contrario, cuando el narrador quiere expresar más allá de las palabras, y en función de la sensación que quiera transmitir, la coma solo es necesaria si ocurriera que sin ella cambia el significado de la frase. En este caso no se precisa de ninguna coma porque la construcción de la frase es correcta respecto a la claridad y exactitud de lo que dice el texto; es decir, la lectura del texto otorga la información sin ambigüedad de significado; y es precisamente la ausencia de comas el recurso estilístico que utilizo para que el texto "haga" lo que pretendo: en este caso trasladar al lector la angustia que vive el personaje durante la travesía; y en la segunda parte del párrafo, por coherencia en la estructura, en la "música", y porque también el texto ha de seguir "haciendo" que el lector perciba la angustia que continúa y continuará para siempre en este personaje. (Por supuesto, ambos sabemos que lo de entender la coma como una leve parada en la lectura nada tiene que ver con su uso en el texto literario; y si puede parecer que sin comas la lectura se hace difícil, es porque el lector no está acostumbrado a leer literatura, donde ha de aplicar otra forma de respiración para seguir el texto, sin precisar de la coma como "símbolo del momento que respira"). En cuanto a que falta una tilde, no encuentro dónde; si te refieres al pronombre "estas", te diré que la tilde del pronombre demostrativo desapareció a mediados del pasado siglo, y solo era necesaria en casos de ambigüedad. En la actualidad, según las reglas de la Ortografía, los demostrativos nunca llevan tilde, sean adjetivos o pronombres.
    Y si te refieres a otra falta de tilde, por favor comunícamelo, que no la encuentro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Porque vivo en la costa sur, conozco de primera mano estas historias. La foto es extraordinaria y la historia una trágica realidad. Enhorabuena a los dos

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Mri; todos conocemos estas historias, por desgracia. Quién iba a pensar que en el siglo XXI muchos hombres, mujeres y niños habían de tirarse al mar en embarcaciones inadecuadas con la intención de alcanzar un mundo mejor. Triste, muy triste; y vergonzoso para todos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Gracias a todos, la elección de la foto en blanco y negro fue por darle más sensación de intemporalidad al trabajo tan duro de estos pescadores, pesca de roca peligrosa y mal pagada.
    El relato genial y por supuesto tristemente real y actual.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Una foto estupenda; no me canso de mirarla ampliada. La historia, como siempre, le va que ni pintada. Una historia jodida de unas vidas jodidas. Y muy interesante la conversación con Hugo. Manuel, no dejas de sorprender. Enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
  15. Estoy con Rasta: muy interesante la explicación. Y para esta página otro 10

    ResponderEliminar
  16. "...En adelante serán otras, estas, las gaviotas que perturben su sueño; aquellas de su infancia se quedarán calladas para siempre en lo más inalcanzable de su recuerdo".

    Fantástico, Manuel. De principio a fin transmitiendo y ubicando al lector en el lugar que deseas; haciéndole partícipe de la historia, con la naturalidad y destreza que se requiere de un magnífico "relatista".
    Con tu permiso, me permito tomar este último punto de la historia, como preámbulo a la siguiente inspiración poética, que quiero dedicarte a ti y a José Manuel Alfaro:


    HABLO DE...


    Junto al embarcadero,
    la noche enfática
    y mineral.
    Bajo los pies cansados
    de la humanidad,
    las aguas inquietas.
    Sobre pétalos de arenas
    inocentes,
    los fríos cuerpos
    hacinados en gavillas.

    Las manos flotan
    inánimes. Los ojos,
    nidos de alcatraces,
    se alzan con ciega luz
    al silencio ausente
    de las palabras.

    Hablo de la existencia:
    chasquido breve
    en el aire.

    Hablo de la respiración:
    cada paso transido
    en un latido que estremece.

    Hablo - otra vez -
    del hombre: esfinge de arena
    y hambre; muda estepa
    de sueños; esférica voz
    e imprecisa que, caoba mana
    del dolor y de la muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Me voy a permitir una expresión muy mía) ¡La madre que te parió! Eres increíble; con un comentario así se le alegra el día a cualquiera; además aquí hoy hace un sol magnífico y el cielo está muy azul; faltaban solo tus palabras, siempre exquisitas; faltaba este poema tuyo, de alto vuelo, como todo lo que toca tu poesía. Muchísimas gracias, Lorni, es estupendo y bellísimo.
      Recibe un abrazo muy fuerte y muy largo, cargado de gratitud y cariño.

      Eliminar
    2. Por favor, Lorni, publica este poema en LN; no lo dudes. Saludos.

      Eliminar
    3. Me satisface saber que te he alegrado el día, Manuel. Pero no olvides que la inspiración parte de la fotografía de J.M Alfaro y de la historia que tú nos has contado. También mi madre tiene algo que ver, claro está. Gracias por por lanzarme tan coloquial expresión; me ha llegado muy adentro.
      Que los días te sigan siendo tan azules como te mereces.
      Un abrazo también para ti.

      P.D: Te haré caso y seguiré tu consejo: cualquier día de estos lo publicaré en LN. Gracias

      Eliminar
  17. Disfruto leyéndote Manuel. Otra gran historia cargada de palabras escogidas con tu sutileza característica. Enhorabuena también al fotógrafo.

    ResponderEliminar
  18. Muchísimas gracias, OsicrAn. Yo sí que disfruto sabiendo que los lectores disfrutan con nuestro trabajo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Después de leer la historia, todo parece coherente, y lo es; pero antes de conocer la historia y solo mirando la foto, me parece increíble una vez más la imaginación y la capacidad para relacionar la escena con esta historia, por otra parte tan dura y bien escrita. Estoy con Lorni en todo lo que dice, y su poema es estupendo. Felicidades para ella también

    ResponderEliminar
  20. La foto, además de preciosa, incita a tratar de sacar alguna idea más allá de lo que muestra. El relato, muy acorde con la fotografía, excelente forma de representar las inquietudes, miedos, esperanzas... y todos aquellos pensamientos que, supongo, deben de pasar por la mente de quién se ve forzado a emigrar para buscar una vida mejor, con todo lo que esto conlleva. Os felicito por conseguir en tan poco espacio un montón de sentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra vez, muchas gracias por tu atención a nuestro trabajo. Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario